Shuji Terayama debutó como director con este film sobre la alienación y el ansia por una revolución sociopolítica por parte de la contracultura juvenil de los 60. A través de imágenes fragmentarias el director nos narra la incertidumbre y el caos en los que se ve sumido un joven y su familia disfuncional. (PEL)(SUB)