A consecuencia de dos pruebas nucleares simultáneas en los dos polos terrestres, nuestro planeta se desplaza de su órbita e inicia una ruta en espiral, directo contra el Sol. La única forma de solventar el problema parece ser efectuar nuevas explosiones que corrijan la ruta. (PEL)(SUB)