En la región de Lucania, una joven, Purí, está poseida por el demonio. La ignorancia familiar y después la de sus convecinos hace que la muchacha sea golpeada y humillada continuamente. Sus terribles gritos nocturnos hacen que sus padres acudan primero al curandero del pueblo y después al sacerdote para intentar un exorcismo. (PEL)