Bernardo y su hermana Eloisa viven un destartalado chalet, resto de su antigua y pasada prosperidad. Están esperando a que muera su anciana y enferma tía Lina para heredar su cuantiosa fortuna y mientras tanto llevan una existencia morbosa, entregados a sus obsesiones y manías. (PEL)