“A Margem” (1967) de Ozualdo Candeias, su primer largometraje de ficción, es la película considerada inaugural de esa otra forma de hacer cine en Brasil que se acuñó como Cinema Marginal. Transcurre en las orillas del río Tietê de São Paulo; una zona marginada y deprimida dentro de la gran urbe, que ya era entonces el motor económico del país. Allí Candeias perfila una serie de personajes excluidos que deambulan por los márgenes del río sin un rumbo preciso. La narración no construye una historia, sino fragmentos indicadores de historias. (PEL)(SUB)