Adaptación de una obra de teatro en la que Philip Baker Hall (único personaje de la película), interpreta a Richard Nixon, haciendo una reflexión sobre su vida y su carrera política. Nixon habla acerca del escándalo del Watergate y su renuncia, al tiempo que opina sobre diversos personajes como Fidel Castro, Kennedy y Henry Kissinger. Algunos críticos americanos calificaron la película de fascinante, alabando especialmente la interpretación de Baker Hall. (PEL)(SUB)