En agosto de 1945, dos bombas atómicas acabaron con la vida de miles de personas en Hiroshima y Nagasaki. Algunos supervivientes, los llamados “hibakusha”, comparten sus conmovedoras historias. (PEL)(SUB)